¿Qué es GTD?

En mi anterior publicación les conté un poco sobre mi historia con GTD y en cómo se convirtió en piedra angular de mi día a día y cómo me ha llevado a ser más productivo.

GTD nace con un libro que escribe David Allen y que en español se encuentra como Organízate con eficacia, allí se encuentra consignado todo el detalle del cómo y por qué es necesario tener un sistema ‘auxiliar que te permita mantener el control y la perspectiva de la vida (y cuando hablo de la vida es tanto personal como laboral).

Siendo así, GTD es realmente es eso, un sistema que brinda tranquilidad de de que no se te ha escapado nada de lo que tienes que hacer, y que en ese ‘cerebro auxiliar’ se va a encontrar TODO con el fin de escoger lo apropiado en el momento justo y eso es lo que te permite ser productivo.

“Tu mente es para tener ideas. No para almacenarlas” 

David Allen

GTD como cambio de pensamiento – Mindset

En español se suelen cambiar los significados de algunos términos en inglés, por eso normalmente van a encontrar que GTD es una metodología, pero siendo estrictos GTD es realmente un cambio de pensamiento, un mindset.

Si realmente queremos que las cosas sucedan de manera diferente tenemos que hacer las cosas diferentes y es allí donde es primordial que hagamos un cambio total a la forma como siempre hemos capturado, seleccionado y organizado las cosas que tenemos que hacer.

Por lo anterior, GTD plantea cinco pasos sencillos para lograrlo:

  1. CAPTURAR. Con capturar nos referimos a sacar todas las cosas de nuestra mente y colocarlas en nuestro sistema GTD, que puede ser un papel o un software hecho para GTD.
  2. CLARIFICAR. Se trata de seguir un proceso específico para seleccionar las cosas que hemos capturado y definir básicamente si necesitamos hacer algo o no con ese tema.
  3. ORGANIZAR. Organizar es colocar en listas o ‘contextos’ aquellos elementos que hemos capturado y clarificado para encontrarlos en el momento adecuado y ejecutar lo que mejor se pueda.
  4. REFLEXIONAR. Se trata de mantener actualizado nuestro sistema GTD y así estar confiados de que siempre nuestro ‘cerebro auxiliar’ se encuentra en la ‘última versión’.
  5. EJECUTAR. Una vez hemos seguido los cuatro pasos anteriores podremos seleccionar qué hacer en el momento adecuado basándonos en nuestro contexto y en otras variables por las cuales consideramos apropiado seleccionar una cosa u otra.

Estos cinco pasos deben seguirse siempre y aquí va mi analogía con SCRUM y es que ambos son un mindset que si no se sigue tal cual como se recomienda y como le ha sido efectivo a millones de personas, entonces no es GTD.

Así que hay que seguir el proceso de la manera mas juiciosa para ver resultados y si te caes de la tabla de surf – analogía de GTD-, pues hay que levantarse, volverse a subir y continuar.

En próximas publicaciones veremos cada paso de GTD un poco más a fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *